4.10.17

– ¡Gati no me dejes! ¡Por favor, no me dejes! ¡Te lo supliiico! ¡Te necesito Gati!
(Mientras le doy besos en la boca)

– Mother: Venga, déjala en paz. ¿No ves que la tienes harta?

– Menos mal que estamos en el siglo XXI, donde se pueden sustituir a las personas por animales y a los animales por personas.

– ¿¡Pero qué tonterías dices!?

– La gata nunca podrá abandonarme. Y no hace falta que me esfuerce en manipular sus sentimientos, al contrario que con las personas.

– ¿Y qué piensas hacer? ¿Ponerle un chip?

– No. Simplemente no abrirle la puerta de casa.
(Mientras le sigo dando besos en la boca)

Anuncios