a 51 días.

A cincuenta y un días para el MIR sólo queda una opción: remar.
Y otra opción, que si conjugas con la anterior se potencian (eso que nos cuentan en Farmacología del “sinergismo”): remar + ser egoísta.

Sé que hay opositores que me leen, y os digo: no hay otra forma de enfrentarnos al poco tiempo del que disponemos. Apagad el móvil, iros a vuestro pueblo, ese que está en donde Cristo perdió los clavos, y en donde la gente te llama Lauri porque Laura es el nombre de tu madre, y tú respondes al nombre de Lauri porque en realidad qué más da, qué más da todo si ya sólo nos quedan cincuenta y un días para reventar el examen y sacar la plaza ¡¡¡LA PLAZAAAAAAÑLASKJGWXJOÑLGSATZKH!!!

Hoy me apetecía escribir con sutileza una anécdota sexual fruto de la brutalidad que reina en este pueblo de los clavos de Cristo. Pero no sé si voy a ser capaz. ¿Puedo ser soez? ¿Puedo? Porfa.

Dice así: iban dos y se cayó el del medio a follarse hasta el alma y toparon con el Aniano, el Cosario, bajo el chopo del Elicio, le esquivaron y se corrieron frente al palomar donde mi cabeza golpeó, golpeó, golpeó hasta perder el conocimiento. No hubo drogas de por medio. Cervezas SIN. Sexo SIN adulterar, sexo sucio, sexo atroz, sexo escalofriante, sexo sexo.

Y mañana por la mañana cinco horas de Estadística y Epidemiología. Por la tarde, cinco horas de Endocrino. ¡Rememos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s