15.9.16

Sí. Yo también desearía escribir más a menudo.
No. No es por falta de tiempo.
Sí. Es porque estoy brotando.

Se me agolpan las ideas en la cabeza y mientras escribo agolpan me viene a la cabeza abruptio placentae y bueno, es complicado. Pero nunca me he sentido mejor. Mucho Erasmus y mucha hostia y sobre todo mucho blablabla de culturetillas new age que están perdidos y no saben qué hacer con su vida. Nada que ver con tener la certeza de que dentro de cuatro meses (¡cuatro meses!) vas a sacar tu plaza de MIR y vas a ser médico (¡médico!) en un hospital de los de verdad, no de los de Anatomía de Grey ni pollas ¡no!

Como cotilleos de mi vida personal, que tanto venden, en la última cita con mi psiquiatra me aumentó la dosis de Sertralina. Hizo bien. A veces me pregunto por qué Luisma, Gonzalo y Anabella me quieren. Yo sé por qué les quiero a ellos pero ¿ellos a mí? jajaja me hace gracia escribir esto porque sé que pensaréis que estoy de coña pero no. Mi familia está más o menos obligada a tener que quererme pero ¿ellos? Simplemente podrían bloquearme del guasap.

Antonio vs. Germán

Yo: Tengo una buena noticia.
Antonio: Verás.
– Qué.
– Que seguro que no es buena.
– Sí que es buena. Han adelantado la fecha del MIR, de febrero a enero. Así que vais a tener que aguantarme un mes menos.
– Baaah! Pero si no está siendo tan malo Clau. Yo creo que te estás portando bien.
– Qué monooo!
– Y cuando no te portas bien te meto una hostia y ya está.
– jajaja es verdad.
– Mamá no te aguanta pero es porque a ella le preocupa que suspendas. Entonces le da mucha importancia a todo.
– ¿Y a ti te da igual que suspenda?
– Claro. Es tu problema, no el mío.
– Ya. Pero si suspendo vas a tener que aguantarme un año más.
– Bueno pues te meto hostias hasta que te tranquilices. Y ya está.

– – – – – – –

Germán (estaba enfadado conmigo por haberme pillado hacía unas semanas follando en casa con Joel): ¡Claudia! ¡Que me dejes en paz!
Yo: Pero si yo lo único que quiero es que entiendas mi punto de vista.
– Pero es que tu punto de vista no tiene sentido.
– ¡Y qué querías que hiciera si abriste la puerta sin avisar!
– Que mira Claudia. Que te calles.
– ¿Sabes lo que pasa aquí? jajaja
– Encima te ríes. Te hace gracia ¿verdad? Claro que te hace gracia.
– Sabes lo que pasa aquí…? Pasa que…
– Que te calles.
– Pasa eso que decía Ortega y Gasset de que no hay verdades absolutas porque cada ser humano percibe una realidad distinta a la del resto. Y tú no estás entendiendo los motivos que yo tuve para hacerlo. Sólo aceptas tu punto de vista.
– ¡No! Lo que hay aquí es una verdad, y luego estás tú con tu pensamiento paralelo de persona inadaptada. La cuestión es esta: cosas que Claudia hace, porque es Claudia, y que nadie más comprende, pero que ella te argumenta perfectamente. Y lo peor es que al final me acabas convenciendo así que ¡no! ¡no quiero! ¡cállate ya!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s