26.7.16

Me he dado cuenta de que…

El motivo por el que llevaba desde cuarto de Medicina planeando echarme novio antes de empezar el MIR no era por tener sexo asegurado. Porque en el fondo… oye, no me está yendo ni tan mal en cuanto a eso, y compruebo, satisfecha, que el 50% de mi mente sigue imperturbablemente ocupada con fantasías bizarras y con la polla del ligue de turno.

Pero el MIR es demasiado horrible. En serio. Demasiado. Necesito un novio con el que compartir esta pesada carga, y después dejarle en febrero. ¿A alguno os apetece apadrinarme? Porfa. Me hace falta alguien que, acariciándome la espalda, me diga: ea, ea.

21.7.16

Hola. Una duda que me ha surgido. ¿Qué clase de mierda infame es Juego de Tronos? O sea ¿qué es lo que busca la gente viendo esa bazofia? ¿Anestesiarse? Está por ahí Albert Camus olvidado en las estanterías, diciendo genialidades, y la gente dedica su tiempo libre a… ay Dios. Ay Dios mío, que me sincopo.

O ya no hablando de libros sino de cine… si quieres pasar un rato pasivo y alienante en compañía de tu sofá para olvidarte de tu miserable existencia, por lo menos recurre a peliculones, que hay muchos, pero ¿en serio eres capaz de tragarte una hora (¿¡cómo puede durar una hora cada capítulo!?) de Juego de Tronos, cuando podrías ver… no sé… una película de dos horas fraccionada en una hora cada día? Pero qué mierda es esta por favor, estoy FLIPANDO. Preferiría no haber intentado ver esta serie, preferiría no saber que sois todos gilipollas.

Dios no cierra una puerta sin abrir una ventana.

Y por eso después del chasco con Álvaro…

… BOOM!!!

El viernes conocí a un chico guapísimo. Le seduje con mi oh asombrosa gracia y quedamos un par de días después.

Licenciado en Filosofía, entendido del cine, apocadito jodidamente tímido y aburrido. Besaba bastante bien pero temblaba o tiritaba o yo qué sé, y aun así reunió el valor suficiente para invitarme a su casa. Ni de coña. Ni de puta coña, le dije. Los gatillazos me deprimen.

4.7.16

Frases de la profesora de Inmunología (Sara Calleja Antolín):

– El sistema inmunológico es igual que yo: redundante y paranoico.

– La estructura de una inmunoglobulina no se piensa, ni se dice, ni se lee. Se dibuja.

– Cuando a un paciente se le trasplanta un riñón ¿de qué se tiene que preocupar? ¿De que el riñón le rechace a él? ¿O de que él rechace al riñón?

 

Y ahora una anécdota. Recuerdo que lo que más me flipó de las rotaciones en ginecología (quitando los partos, porque eso me flipó muchísimo: incluso pude ver un parto gemelar vía vaginal) fueron los días que tocaba estar con el ecógrafo del doctor Eloy mirando los fetos nadando, tan felices, en sus madres. Vino una paciente con polihidramnios y, dado que la mejor señal de la eco se transmite a través de los líquidos, se veía al feto con todo detalle. Se veían sus manitas. Cada una de sus falanges. Sus labios, muy gruesos, su nariz y los ojos cerrados. Puto EPIC.

Otro caso que vi con Eloy fue una mujer que venía con un tumoraco en el útero, y con el eco-Doppler se podía definir a la perfección dónde estaba el pedículo vascular de la neoplasia. A la perfección. Flipante. Puto flipante. La sangre arterial latía al mismo ritmo que el del ciclo cardiaco, veías cómo se metía en el tumor y desaparecía, y después aparecía la señal azul representando la sangre venosa, que salía del tumor, y se retorcía dentro del pedículo vascular. Epic, epic, puto epic. (¿De verdad quiero hacer psiquiatría y dejar de ser médico?).