Escocia!

Me piro 10 días a hacer un viaje en furgoneta desde Edimburgo hasta el norte de Escocia, pasando por Glasgow y Aberdeen.

¡Nos vemos a la vuelta!

Anuncios

25.5.16

Frases del profe de Pediatría en CTO:

– “Lo bueno del MIR es que no tienes que dar explicaciones. Podéis cambiar todos los enunciados del MIR por una sola frase: elija usted entre la 2 o la 4, pero elija la que nosotros queremos que elija”.

– “En esta pregunta te están contando un niño con enfermedad de Hitchprung. Lo primero que se te tiene que venir a la cabeza es: este niño no caga. La opción a) te dice: iniciar tratamiento laxante. Esto es como si te dijeran: pon al niño encima de un cubo y espera a que se descague. La opción b) dice: añadir a la lactancia materna fórmulas antiestreñimiento. No, esto es absurdo. La opción c) dice: iniciar estimulación rectal diaria. Vamos a ver, ¿acaso esto se lo habéis hecho a alguien? Y no hablo de los vicios, hablo de un contexto médico. En tu casa a tu marido házselo, pero en el MIR no marques esta como la correcta.

– “Este caso clínico lo pusieron para ver si el opositor iba a ser un médico SENSATO”.

– “En Pediatría se define el estreñimiento como una deposición cada 5-6 días de consistencia DURA. Si es de consistencia BLANDA no es estreñimiento; tocadla si la queréis tocar, suele ser blandita y grumosa. Y a ver, es normal que el bebé cuando hace la deposición ponga cara de que le cuesta, eso significa que se ESFUERZA por cagar. DEJADLE QUE SE ESFUERCE”.

24.5.16

¡¡¡Puertas del aire,
abrid las alas!!!

Alas
caralas
camarapalas.
Que viene el búho.

El amor sigue siendo (para mí), y siempre será (para mí), sencillo y puro.
El amor son los vídeos de cuando era pequeña.
Es el preciso instante en el que despierto a tu lado y te escucho morder una fresa.
Es La Plaza de los Borrachos. Y es La Plaza de las Palomas.
Y eres tú diciendo ¿también bebes lento?

En la misma línea de todo lo anterior, el amor es, sencillamente y puramente: follar brutalmente. Exhibir moratones como medallas. El cuello adornado con gargantillas de oro blanco, orgasmos con los que se me saltan las lágrimas. Pero ya no es que tenga que haber un orgasmo de por medio, no. Se me saltan las lágrimas sintiendo tu mano en el lugar donde deberían morir las manos. Es como para volvernos todos LOCOS. Un placer mentalmente extenuante.

Tus morros, tus morros, tus morros.

He salido de la cama de puntillas, para no despertarte y así no alterar ni un ápice la posición de tus morros. Morrísimos. Con todo, espero que no te asustes/enfades al abrir los ojos: hazme una llamada perdida y te responderé que estoy en casa estudiando el MIR.

23.5.16

Vivo en la extraña contradicción de saber que nada importa y, al mismo tiempo, sentir que cada segundo es un precioso tesoro. Sospecho que no hay escapatoria.

La primavera es una enfermedad mental que, en mi caso particular, se manifiesta despertándome temprano y haciéndome pensar que ¡uuuh, hoy me voy a estudiar todo el manual de Pediatría!

Después miro el reloj, son las seis de la mañana, le digo a la primavera que me deje dormir un poco, pero ya esa idea devoraMIRes ha invadido todo el mesencéfalo y tengo que salir corriendo de la cama y empuñar los subrayadores.

El viernes tuve cita con mi psicóloga y me dijo que dejara de hacer eso. Ir al psicólogo por la Seguridad Social es… [inserte aquí un adjetivo]… porque esperas una o dos horas de media hasta ser atendido, y mientras tanto toda la sala de espera puede escuchar a través de la puerta al paciente que está dentro. Recuerdo cuando, hace seis años, me generaba gran angustia ser escuchada por ellos. Ahora me hace gracia.

Lo primero que me dijo Montse al entrar fue el manido “qué tal Claudia” y yo le contesté lo habitual: “nunca sé qué contestar cuando un psicólogo me dice holaquétal; creo que no procede responder bien¿ytú?”. Así empiezan todas nuestras sesiones. Esta vez, le dije que me sentía cohibida porque desde la sala de espera había estado escuchando que el paciente anterior a mí tiene cáncer de páncreas terminal, y yo estaba ahora sentada en esa misma silla, contándole mis problemas primermundistas.

Pero bueno, como dice un amigo: Culpas 0. Problemas 0. Moral +1.000. Sólo un objetivo: M-I-R.

19.5.16

Frases del profesor de Infecciosas:

– “En el MIR y en la vida real, el asma grave reagudizado es contraindicación absoluta para β-bloqueantes. Porque en el MIR falláis la pregunta, pero en la vida real vais a la cárcel. Yo no sé qué preferís. Bueno, yo la verdad es que preferiría aprobar el MIR, aunque fuera a la cárcel”.

– “A ver, tú! Médico! Atiende hombre, que estoy explicando una cosa importante”.

– “Os voy a contar algo que tenéis que tener muy en cuenta: el día del MIR no hacen control antidoping. Aprovechadlo. Y creo que no hace falta que os diga cómo”.

– “Miradme! Miradme! Dejad de copiar lo de la pizarra, que no sois papagayos, sois médicos joder!”

– (A las 21:57 la gente empieza a recoger para marcharse) “Ey, que tenéis que seguir atendiendo, que yo no sé si la pregunta que va a caer es del tema que he explicado a las cuatro de la tarde o del que he explicado a las diez de la noche”.

18.5.16

Puta bida puta bida puta bida.

Qué puta bida.

Qué puta bida y qué dolor.

No imaginaba que me fuera a doler tanto.

Claudia ¿puedes dejar de llorar, por favor? Venga gracias. ¿Otra vez? Venga va, llora un rato y después nos ponemos a estudiar.

Ok. Me rindo. Lloro y lloro y puta bida y lloro y escucho esta canción en bucle.

02:45. I’ve tried so hard, I’ve tried so hard, but I can’t let you go.

16.5.16

Frases del profe de Cardio.

– “Si en esta clase aprendéis algo de Medicina, os pido perdón. Yo estoy aquí para que acertéis preguntas el día el MIR. Si aprendéis Medicina es un efecto colateral y lo siento mucho”.

– “En el libro vienen demasiados tipos de pulso arterial, yo me aprendería estos cinco. Estos cinco son infallables. Ya si os preguntan cómo es el pulso del que inventó el pulso, dejáis la pregunta en blanco”.

– (Prof. hablándole a la pizarra electrónica) “pues nada, no me hagas caso”. (Hablándonos a nosotros) “una vez me harté y pinté con un bolígrafo en la pizarra electrónica”.

– “Vamos a pensar. Ya sé que no estamos aquí para pensar sino para acertar preguntas. Pero ahora vamos a intentar pensar”.

– (Prof. se tropieza con el ordenador) “Uyyy! Casi acaba la clase cuatro horas antes de tiempo. Pero no. Mala suerte, chicos”.

15.5.16

Demasiado poco presumes, Natalia, de tu mavarillosa vida post-MIR. El 22 de este mes ya estarás trabajando de anestesista, así que venga, cuéntame lo bien que te lo estás pasando o empezaré a pensar que tengo una idea equivocada del post-MIR. ¿Acaso no desayunas caviar todas las mañanas? ¿Acaso no sales de fiesta todas las noches? ¿No viajas? ¿No recorres el mundo a lo mochilero? ¿Acaso no has descubierto cuál es el Significado Último? ¿El sentido de la vida?

Yo de momento lo único que he descubierto es el significado del amor. No está mal, ¿verdad? Para ser sexto de carrera, no está mal.

Como la gente está demasiado loca o demasiado cuerda o demasiado expansiva como para poder evitar influenciarme, he de ser fiel a mí misma. El amor SÍ que es mirar a las nubes desde La Plaza de los Borrachos. El amor NO es ser incontestable. Yo, de hecho, espero no ser nunca incontestable, para nadie.

El amor es sencillo y puro. Si tú no piensas que el amor es sencillo y puro, hazme el gran favor de coger nuestra historia y hacerla estallar en mil pedazos. Ojalá lo hagas. Lo digo en serio, ojalá mandes todo esto a la mierda.

 

14.5.16

Hoy no tengo conciencia de viernes noche. Hoy tengo conciencia de terrorista litúrgica y un ejército armado con mi infelicidad como munición.

No sé si esta desbordante mala hossstia se debe a la gripe o a los pensamientos de “como tenga gripe el día del MIR, la cago”. En otras palabras, no sé qué es lo que hace sangraaar las llagas que tengo por ahí en las circunvoluciones cerebrales: mis ideas obsesivas o mis ideas obsesivas acerca de que si tengo estas ideas obsesivas el día del MIR, la cago.

Pero vamos, que estoy bien eh. (Esa es la mítica frase que todos dicen… Preocúpate mazo por mí, pero vamos que estoy bien eh).

Desde el fondo del fango, le digo a mi madre ¿me das un beso? Y ella contesta claro que sí, eres lo único que merece la pena. Habría quedado mejor transcribirlo a “eres lo único que merece la pena de mi vida” pero paso, lo escribo tal cual lo ha dicho.

Últimamente estoy siendo excesivamente individualista, lo sé. Es terrible. Sólo importamos el MIR y yo. De aquí a febrero la cosa no va a hacer más que empeorar, pero yo no le exijo a nadie que me soporte. Quien me quiere, permanecerá a mi lado. Pero yo no obligo a nadie… Excepto a mi madre, la pobre, que la tengo sometida. Siempre he asociado a ella el comienzo de Symptom Of The Universe: all I have to give you is a love that never dies.

9.5.16

blojjj

Y yo que me quejaba de no haber superado el percentil 30 en ninguno de los simulacros.

Si, como dice la web, 32 de mis compañeros han corregido su plantilla, el percentil 9 significa que sólo el 9% de esos 32 lo han hecho igual que yo o peor. Es decir, sólo 2 opositores han hecho el examen igual que yo o peor. Los otros 30 lo han hecho mejor.

Impacta también el dato de haber tenido más fallos que aciertos jaja es que vamos, un poco más y saco puntuación negativa.

Esto es un ejemplo de lo jodido que puedes llegar a estar si pierdes el norte. Porque mi percentil dentro de mi grupo es un 9 pero mi percentil global (contando todos los exámenes de España) es un 40. En simulacros anteriores, mi percentil global ha superado siempre el 50. O sea que dentro de los estudiantes de Medicina de toda España soy de los de en medio; pero dentro de mi grupo (alumnos de 1ª vuelta de la Universidad Complutense) soy broza.

Cuando ha aparecido el 9 de la deshonra, he bajado a la calle para poder llorar tranquila, y mientras me hundía en el fango de mis pensamientos autodestructivos, ha venido una vecina a consolarme (“en esto consiste presentarse a una oposición, ¿no te das cuenta de que todos sois estudiantes de élite?”).

La intención de esta entrada es hacer bandera de mis defectos. Es una pena que los percentiles me afecten tantísimo cuando, en realidad, mi complejo de creerme poco inteligente no es más que una película irracional producida por mi mente. Sería una gran liberación poder deshacerme de mis complejos. Alcanzar la libertad como Ser Humano, por fin. Poder mostrarme exactamente como quiero ser. Decir lo que me apetezca porque no tengo miedo a nada. Tengo miedo no, PAVOR, a no sacar plaza en psiquiatría. Pero al mismo tiempo tengo muy claro que el valor que más me importa en las personas y en mí misma es la capacidad de amar. Amar la vida, y a los demás. El resto de mis cualidades son anécdotas que no tienen ninguna importancia.