20.3.16

Cada vez somos más los que hemos decidido dar el paso. Nada parece detener este inesperado fenómeno. Cualquiera puede ahora convertirse en un robusto y vigoroso rinoceronte. Un descanso para la mente en estos tiempos de abatimiento e incertidumbre. Son muchas las ventajas derivadas de esta cómoda y sencilla metamorfosis: reencuentro con nuestra naturaleza más primaria, sentimiento de identidad en la manada e ilusión por trabajar colectivamente en un gran proyecto, el rinocerontismo.

Con todo, hay quienes aún se resisten a los beneficios de la corriente. Ciudadanos pusilánimes que permanecen inmóviles y no participan de este proceso hacia un nuevo estado paquidermo. ¡No seas uno de ellos! El futuro es rinoceronte, y oponerse es obstaculizar el progreso general, además de perder la ocasión de ser alguien algo en la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s