4.10.17

– ¡Gati no me dejes! ¡Por favor, no me dejes! ¡Te lo supliiico! ¡Te necesito Gati!
(Mientras le doy besos en la boca)

– Mother: Venga, déjala en paz. ¿No ves que la tienes harta?

– Menos mal que estamos en el siglo XXI, donde se pueden sustituir a las personas por animales y a los animales por personas.

– ¿¡Pero qué tonterías dices!?

– La gata nunca podrá abandonarme. Y no hace falta que me esfuerce en manipular sus sentimientos, al contrario que con las personas.

– ¿Y qué piensas hacer? ¿Ponerle un chip?

– No. Simplemente no abrirle la puerta de casa.
(Mientras le sigo dando besos en la boca)

Anuncios

23.9.2017

Regreso a
vosotros
Internet
por las netas
ya sabéis.

Estoy en esos días del mes. ¿La menstruación? Venga tú, largo de mi blog. ¡Largo! Me refiero a esos días del mes en los que me cae mal hasta mi gato. Esos días del mes en los que toca una asignatura de mierda que no es que no motive (motivar sólo motiva Psiquiatría; neutras son por ejemplo Digestivo o Cardiología) sino que te hunde en el subsuelo. Llevamos una muy mala racha con el puto calendario de CTO: justo después de Neumología (porca misèria) hemos empezado con Pediatría. Descorazonador, desmoralizador, destodo. Lo que más me JODE es tener que aprenderme las constantes vitales de los niños. Es como… jodeeeeer hosssstiaaaa!!! No tengo ya bastante con lo que le pasa a los adultos? En serio, iros (paso de poner idos) a la mierda joder. La tensión arterial fisiológica de un bebé va cambiando según sus meses de vida. SUS MESES. DE VIDA. HOLA. Es estudiar sumido en la desesperanza de que esta asignatura no te va a aportar ninguna neta el día del MIR. Y dicen que es rentable. Comedme los huevos. El tema que más me toca los cojones es el de infecciones respiratorias. Lo cual casa bastante con mi odio conjunto a la Neumología. Pero es que encima en los niños es peor. Porque en los adultos… quieras que no… como te han dado tanto el coñazo a lo largo de la carrera con las diferencias entre el asma y la EPOC, y más o menos has conseguido memorizar el diagnóstico diferencial de las intersticiales… al final como que llega el bloque de neumo en los simulacros y dices: venga va, dónde está la pregunta del cáncer de pulmón, que la acierto tras apuñalarla con mi boli. ¡¡¡Pero en los niños…!!! Diooooooosss…!!! Si tuvo un catarrillo unos días antes: bronquiolitis. Pero la bronquiolitis sólo se le puede llamar al primer episodio. Y la causa un virus, no una bacteria, al contrario que la tos ferina, que la causa una bacteria, no un virus, y ambas son típicas de niños menores de un año, y la bronquiolitis tiene mocos acuosos, y la tos ferina tiene emesis jejeje me importa mazo. Por no hablar del tema de vacunas (estoy inspirando profundamente en este momento) o el de enfermedades exantemáticas (bueno, bueno, bueno, BUENO!).

High Hopes. Esa es la canción que me pongo cuando quiero llorar pero la Sertralina no me deja-ja-jaJAJAJ. Por favor, sólo te pido una cosa. Please, Jesucristo. Dame la chance de que no se me olvide por septuagésima vez qué es lo que ocurre con el Palivizumab de la bronquiolitis. Please, Jesucristo, en serio. ¿Qué era… qué era…? (estoy inspirando profundamente después de haber ido corriendo a revisar la pregunta 234 del último simulacro). Va, Jisucrist, gracias: el Palivizumab pese a ser una inmunoglobulina y pese a tener que conocer el muy importante dato de que las interacciones farmacológicas entre las inmunoglobulinas y las vacunas, pese a eso, el Palivizumab NO modifica el calendario vacunal. Recuerda: NO interfiere. NO INTERFIERE. Y también recuerda que ha salido una nueva vacuna para el ¿adeno?virus. O el rotavirus. Uno de esos, sí. Bueno pues recuerda que NO está incluida en el calendario vacunal, ¿vale? NO incluida. NO INCLUIDA. Vale guay. Gracias, Yisus.

 

19.9.17

Aprovechando que el, desde hace cuatro meses pospuesto, Skype de hoy a las diez de la noche se ha vuelto a posponer…

… hasta las diez y media.

Que al final serán las once.

U once y media.

Aprovechando eso, quiero escribir en el blog porque todos sabemos que eso me va a dar muchas netas. ¿Será ese el motivo por el que los bloggers MÍRicos proliferan cual carcinoma bronquiolo-alveolar de crecimiento lepídico? En serio, dais pena. Dais pena, pero no llegáis al nivel de la máxima pateticidad, el nivel del asco, el nivel del cáncer que no es el cáncer este lepídico semi-loser. Los que sí que son el verdadero cáncer oat-cell, el cáncer padre, el exterminador de quien lo porta, son los YOUTUBERS MÍRicos. Hay una que… en fin jajaja me parto la polla. Dan ganas de pegarle un bofetón. Pero no voy a decir quién es porque al final la Medicina es un pueblo y el próximo año puede acabar siendo mi erre mayor, y además qué coño: con una sencilla búsqueda la podéis encontrar, y con un poquitín de criterio la podéis juzgar.

Todo esto es porque estos bloggers y youtubers MÍRicos son de la competencia, y me roban los followers. Por eso los odio.

Es coña. Me importa menos que una mierda dado que los bloggers no ganamos pasta. Simplemente me apetece criticar lo loooooooooooser que puede llegar a ser la gente. A estas alturas del MIR… y de la Medicina… a quién se le ocurre decir venga loki me hago yutuber.

Diez y diez. Me quedan veinte minutos para seguir escribiendo. Pero sudo.

8.9.17

Eh, tú! Follower! Sí sí, tú. Deja de seguirme. Deja de entrar en este blog. ¿Por qué sigues entrando? ¿Hace cuanto que no publico? ¿No ves que si me inflas el ego con tus visitas me veo obligada a seguir escribiendo mis mierdas en un sitio público del que ya todo Cristo tiene la dirección? Añoro la época en que este era un diario de perversiones, al más puro Perversion-Trip-Erasmus-Shore. Últimamente mis brotes MÍRicos van en la dirección de querer borrar esta web. Quién sabe si en un futuro podrá ser utilizada en mi contra. Pero bueno, creo que lo voy a dejar para después del MIR. Al fin y al cabo… me da miedo perder una de mis fuentes de desahogo y que se desestabilice mi ya de por sí precaria salud mental.

Mmmm… a ver qué otras gilipolleces puedo escribir… ah, sí. Estoy pseudo-contenta porque he conseguido terminar en dos días la asignatura de Otorrino, que nos la planificaron para cinco. Podré utilizar los otros tres en avanzar con Infecciosas, una de las asignaturas que me hundió el MIR del año pasado.

En fin, me gustaría seguir escribiendo. Pero no. Siempre me da pereza empezar, después empiezo a recordar cuánto me gusta el sonidito del teclado, y finalmente me siento culpable por haberme pegado una paliza para reducir Otorrino a dos días y acabar aquí para no tener que enfrentarme a la puTA MIERDA DE INFECCIOSAS.

Bueno, va. Va. Por Diox. Vence la pereza. Túpuedestúpuedestúpuedestúpuedes.

28.6.17

It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead. It feels like I only go backwards. Every part of me says go ahead.

 

 

26.6.17

Mañana empieza la segunda vuelta. Como no he seguido el calendario que te marca CTO y no me he cogido vacaciones, no sé cómo sentirme ahora. Así que he decidido: preocupada.

De todas formas, mañana se me pasará en cuanto abra el libro de Reumatología y descubra que tengo que hacer lo mismo que en los últimos quince meses y los próximos siete: estudiar. Lo que pasa es que la segunda vuelta es más “estricta” que la primera, en el sentido de que las ocho horas de estudio no te las quita nadie, y si alguien te las quita es para que al día siguiente tengas que recuperar el tiempo perdido. Nunnnca el tiempo es perdido, es sólo un recodo más en nuestra ilusión ávida de cariñooo. También me inquieta (¡sé que es una gilipollez, peeero…!) no haber adelgazado todo lo que engordé en el MIR. Hace un año por estas fechas pesaba exactamente cincuenta y ocho kilos. El día después del MIR pesaba (sí, me pesé. Aquel día hice tres cosas: meter la plantilla, llorar por el pésimo resultado, y pesarme) la friolera de sesenta y cuatro kilos. Nunca había pesado tanto. Ahora mismo el numerito de la báscula dice sesenta y dos. Si se repite la dinámica del año pasado… ¿llegaré al 2MIR18 siendo un ballenato? Hagan sus apuestas.

17.6.17

Que conste que últimamente no ESCRIBO porque no me sale de la polla. Dicho esto, voy a ESCRIBIR.

Tampoco sé acerca de qué.

Dios mío, esto resulta mucho más patético que cuando lo haces por rutina. Ahora mis dedos parecen torpes. Mi mente, estéril.

Creo que el tema más jugoso a abordar es el de que me estoy quedando sin amigos. Desde que Luisma se fue a Boston, todo a cambiado. Yo ya sabía que esto ocurriría, pero me consolaba pensar que por estas fechas ya sería R1 y las guardias no me dejarían tiempo para pensar en mi inexistente vida social. No contaba, claro está, con tener que repetir el MIR y pasar un año más mendigando un plan a Anabella semana tras semana. Gonfalo no merece ni mención.

Los viernes son aburridos. Los sábados son aburridos. Estudiar de nuevo el MIR no está siendo tan terrible como imaginaba, pero encuentro pocas cosas que me motiven. Lo intento pero… Tengo sueño.

Mucho sueño.

Sumida en el tedio.

Y sola.

El hedonismo hipertrofiado.

En un renovado fanatismo por Pink Floyd, voy a cortarme el pelo como Syd Barrett. Hoy el ruido ambiente me ha despertado antes de las dos de la tarde y no tengo nada que hacer. Excepto estudiar el MIR.

– ¿Si me corto el pelo me desheredas?
– Depende. ¿Cómo de corto?
– Como Syd Barrett.
– ¿Quién es esa?
– Ese.
– Quién es.
– Uno que murió por sobredosis de LSD.
– Dios mío… ¡pues cómo debía de tener el pelo!